martes , enero 23 2018
Inicio / Al día / Firmar un acuerdo de despido extrajudicial de poco sirve

Firmar un acuerdo de despido extrajudicial de poco sirve

La reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 5 de febrero de 2015 establece una nueva doctrina respecto a la elaboración de acuerdos privados de despido entre la empresa y el trabajador, supeditados a la ratificación del acuerdo en el Servicio de Conciliación.

La precitada resolución establece que el trabajador que firma un acuerdo extrajudicial tras su despido, sujeto este a la ratificación del mismo en el acto de conciliación administrativa, no queda vinculado por dicho acuerdo si la conciliación se cierra sin avenencia.

En dicha sentencia el trabajador es despedido por razones disciplinarias y, en la misma fecha ambas partes firmaron un preacuerdo transaccional por extinción, saldo y finiquito, a través del cual la empresa reconocía la improcedencia del despido y el abono de una indemnización, quedando todo ello pendiente de la ratificación de las partes en el Servicio de Conciliación.

Llegado el día de la conciliación el trabajador no acepta el importe indemnizatorio ofrecido por la empresa, cerrándose la conciliación sin acuerdo e interponiendo el trabajador demanda de despido ante el Juzgado de lo Social. En dicha demanda se solicitó despido nulo por encontrarse en situación de permiso por paternidad.

La Sala del Tribunal Superior de Justicia entendió que la condición de ratificar el acuerdo en el SMAC supone una obligación condicional ex art. 1114 del Código Civil el cual establece que “En las obligaciones condicionales la adquisición de los derechos, así como la resolución o pérdida de los ya adquiridos, dependerán del acontecimiento que constituya la condición”.

Este motivo fue el que llevó a la Sala a considerar que el acuerdo privado, no consolidó su eficacia al no ratificarse en el Servicio de Conciliación, por lo que el derecho de reclamación judicial para el trabajador, permanecía latente.

Todos estos razonamientos llevaron al Tribunal Superior de Justicia de Madrid a considerar el despido nulo, condenando a la empresa a la readmisión del trabajador en las mismas condiciones en las que se encontraba antes del despido.

Esta sentencia marca una nueva doctrina en la que hay que ser muy cautelosos a la hora de cerrar con un empleado acuerdos de despido extrajudiciales, condicionando su cumplimiento a una conciliación con avenencia en los servicios administrativos correspondientes, puesto que, como dice el TSJ estos acuerdos no vinculan al trabajador si no se rarifican posteriormente. Por lo que llegado el momento de ratificar el acuerdo si el trabajador decide no firmar y presentar demanda judicial, con independencia de que hubiera firmado con la empresa el acuerdo privado, este no tendrá ninguna validez a efectos de dejar liquidada la relación laboral.

En aras a evitar que los acuerdos de extinción alcanzados con el trabajador puedan quedar vacíos de contenido, resulta necesario garantizar el pago de las cantidades objeto del acuerdo tras la aceptación por el trabajador en el Órgano Administrativo de Conciliación correspondiente.

Fuente

Acerca de Pareja & Flores - Abogados

Abogado.

Lee también

Hemorragia legislativa

En los últimos días se han publicado en el BOE 5 leyes que vienen a modificar normas procesales básicas, y de las relaciones del ciudadano con la administración.

Deja un comentario