lunes , diciembre 17 2018
Inicio / Al día / MOBBING, el cáncer laboral del siglo XXI

MOBBING, el cáncer laboral del siglo XXI

El acoso laboral o acoso moral en el trabajo, conocido comúnmente a través del término inglés mobbing: ‘asediar’, ‘acosar’, ‘acorralar en grupo’, es tanto la acción de un hostigador u hostigadores conducente a producir miedo, terror, desprecio o desánimo en el trabajador afectado hacia su trabajo, como el efecto o la enfermedad que produce en el trabajador. Esta persona o grupo de personas reciben una violencia psicológica injustificada a través de actos negativos y hostiles dentro o fuera del trabajo por parte de grupos sociales externos, de sus compañeros (“acoso horizontal”, entre iguales), de sus subalternos (en sentido vertical ascendente) o de sus superiores (en sentido vertical descendente, también llamado bossing, del inglés boss, jefe). Dicha violencia psicológica se produce de forma sistemática y recurrente durante un tiempo prolongado, a lo largo de semanas, meses e incluso años, y a la misma en ocasiones se añaden “accidentes fortuitos” y hasta agresiones físicas, en los casos más graves. Una situación de acoso muy prolongada en el tiempo, además de enfermedades o problemas psicológicos, puede desembocar, en situaciones extremas, en el suicidio de la víctima.Lo que se pretende en último término con este hostigamiento, intimidación o perturbación (o normalmente la conjugación de todas ellas) es el abandono del trabajo por parte de la víctima —o víctimas—, la cual es considerada por sus agresores como una molestia o amenaza para sus intereses personales (necesidad de extorsión, ambición de poder, de riquezas, posición social, mantenimiento del statu quo, etc.)

Cuestionario para saber si eres objeto de MOBBING

  1. Mi superior se niega a comunicar, hablar o reunirse conmigo.
  2. Me ignoran, me excluyen, o me hacen el vacío, fingen no verme, no me devuelven el saludo, o me hacen “invisible”.
  3. Me chillan o gritan, o elevan la voz con vistas a intimidarme.
  4. Me interrumpen constantemente impidiendo expresarme.
  5. Prohíben a mis compañeros o colegas hablar conmigo.
  6. Inventan y difunden rumores y calumnias acerca de mí de manera malintencionada.
  7. Minusvaloran y echan por tierra mi trabajo sistemáticamente no importa lo que haga.
  8. Me acusan injustificadamente o falsamente de incumplimientos, errores, o fallos, inconcretos y difusos que no tienen consistencia ni entidad real.
  9. Me atribuyen malintencionadamente conductas ilícitas o antiéticas contra la empresa o los clientes para perjudicar mi imagen y reputación.
  10. Recibo críticas y reproches por cualquier cosa que haga o decisión que tome en mi trabajo con vistas a paralizarme y desestabilizarme.
  11. Se amplifican y dramatizan de manera malintencionada pequeños errores o nimiedades para alterarme.
  12. Me amenazan con usar instrumentos disciplinarios (rescisión de contrato, no renovación, expediente disciplinario, despido, traslados forzosos, etc…)
  13. Desvaloran mi esfuerzo profesional, restándole su valor, o atribuyéndolo a otros factores
  14. Intentan persistentemente desmoralizarme mediante todo tipo de artimañas.
  15. Utilizan de manera malintencionada varias estratagemas para hacerme incurrir en errores profesionales y después acusarme de ellos.
  16. Controlan, supervisan o monitorizan mi trabajo de forma malintencionada para intentar “pillarme en algún renuncio”.
  17. Evalúan mi trabajo y desempeño sistemáticamente de forma negativa de manera inequitativa o sesgada.
  18. Me dejan sin ningún trabajo que hacer, ni siquiera a iniciativa propia, y luego me acusan de no hacer nada o de ser perezoso.
  19. Me asignan sin cesar nuevas tareas o trabajos, sin dejar que termine los anteriores, y me acusan de no terminar nada.
  20. Me asignan tareas o trabajos absurdos o sin sentido.
  21. Me asignan tareas o trabajos por debajo de mi capacidad profesional o mis competencias para humillarme o agobiarme.
  22. Me fuerzan a realizar trabajos que van contra mis principios, o mi ética, para forzar mi criterio ético participando en “enjuagues”.
  23. Me asignan tareas rutinarias o sin valor o interés alguno.
  24. Me asignan tareas que ponen en peligro mi integridad física o mi salud a propósito.
  25. Me impiden que adopte las medidas de seguridad necesarias para realizar mi trabajo con la debida seguridad.
  26. Se me ocasionan gastos con intención de perjudicarme económicamente.
  27. Me humillan, desprecian o minusvaloran en público ante otros colegas o ante terceros.
  28. Intentan aislarme de mis compañeros dándome trabajos o tareas que me  alejan físicamente de ellos.
  29. Distorsionan malintencionadamente lo que digo o hago en mi trabajo, tomando “el rábano por las hojas”.
  30. Se intenta buscarme las cosquillas para “hacerme explotar”.
  31. Envenenan a la gente a mi alrededor contándole todo tipo de calumnias o falsedades, poniéndolas en contra mía de manera malintencionada
  32. Hacen burla de mí o bromas intentando ridiculizar mi forma de hablar, de  andar, o me ponen motes.
  33. Recibo feroces e injustas críticas o burlas acerca de aspectos de mi vida personal.
  34. Recibo amenazas verbales o mediante gestos intimidatorios.
  35. Recibo amenazas por escrito o por teléfono en mi domicilio.
  36. Me zarandean, empujan para intimidarme.
  37. Se hacen bromas inapropiadas y crueles acerca de mí.
  38. Me privan de información imprescindible y necesaria para hacer mi trabajo.
  39. Limitan malintencionadamente mi acceso a promociones, ascensos, cursos de formación o de capacitación para perjudicarme.
  40. Me asignan plazos de ejecución o cargas de trabajo irrazonables e inusuales.
  41. Modifican mis responsabilidades o mis cometidos sin comunicármelo.
  42. Me lanzan insinuaciones o proposiciones sexuales directas o indirectas.

Si sufre algunas de estas conductas en su trabajo, no dude en consultar con su abogado.

Fuente

Acerca de Pareja & Flores - Abogados

Abogado.

Lee también

Hemorragia legislativa

En los últimos días se han publicado en el BOE 5 leyes que vienen a modificar normas procesales básicas, y de las relaciones del ciudadano con la administración.

Deja un comentario